martes, 23 de diciembre de 2014

Comunicado ante las declaraciones del Ministro de Defensa Nacional

Montevideo, 23 de diciembre de 2014.


Frente a las declaraciones del Ministro de Defensa Fernández Huiodobro, en las que agrede al Servicio de Paz y Justicia, a la compañera Madelon Aguerre y a todos los que en este país reclamamos verdad y justicia, Madres y Familiares de Uruguayos Detenidos Desaparecidos expresa:

- Su más absoluto repudio a las mismas y su solidaridad, respeto y reconocimiento a la actividad que Serpaj viene desarrollando en nuestro país desde el año 81. No debe olvidarse la labor constante que ha asumido, a compañeros como Perico Pérez Aguirre entre otros, apoyando las más diversas causas sobre los derechos de los ciudadanos que han encontrado en esa institución respaldo, compromiso y solidaridad. Nos cobijó y apoyó en los duros años de la dictadura, y continuó haciéndolo en democracia  como organización hermana en la lucha por verdad y justicia, contra la impunidad de ayer y de hoy. Particularmente en apoyo a las poblaciones más vulnerables,  haciendo visibles situaciones que no debemos tolerar, como son el maltrato, el abuso de poder y trabajando por una cultura de inclusión y respeto a la diversidad de opinión.

- Compartimos con Serpaj, sus opiniones sobre el triste (negativo) papel que ha jugado el Ministro de Defensa al frente de esa cartera, defendiendo a militares denunciados, acusados y condenados por gravísimos delitos de tortura, homicidio y desapariciones forzadas.

- Nos preocupan muy especialmente sus “conceptos” sobre la tortura que, al igual que Serpaj, repudiamos al entender gravísimo que desde su cartera banalice y escude en meras palabras su poca voluntad política en la búsqueda de los archivos y testigos militares que colaboren con la verdad en la búsqueda de los desaparecidos; llegando a interferir en procedimientos judiciales, recusando fallos sin aportar datos que respalden su  defensa,  ni archivos imprescindibles que existen en su Ministerio, para avanzar en el conocimiento y accionar del terrible papel que jugaron las Fuerzas Armadas en ese período. Asimismo no cumplió con su promesa de tribunales de honor para los condenados por la Justicia por estos graves delitos, catalogados de lesa humanidad.

- Lamentamos que el nuevo gobierno haya considerado su continuidad en la cartera, cuando su gestión ha sido cuestionada por todas las organizaciones de DDHH, y también evaluada por la ciudadanía con un pobrísimo caudal de votos en las elecciones nacionales pasadas.

- Siendo el Ministro de Defensa quien ejerce la autoridad sobre las FFAA, no le preocupó y ni le preocupa, que éstas nunca se hicieran responsables por el “Terrorismo de Estado”, manteniendo un silencio cómplice por el cual las consecuencias las pagarán las futuras generaciones.

Por tanto nos solidarizamos con SERPAJ y expresamos nuestro más profundo rechazo a las expresiones y actitudes asumidas por el Ministro Fernández Huidobro.

Por verdad y justicia.

Madres y Familiares de Uruguayos Detenidos Desaparecidos

viernes, 12 de diciembre de 2014

10 de Diciembre de 2014 - Memorial a los Detenidos Desaparecidos

Día Internacional de los Derechos Humanos
Montevideo, 10 de diciembre de 2014
 
Una vez más nos convocamos aquí, un 10 de diciembre, una fecha que nos incita  a la reflexión.

La Declaración Universal de los Derechos Humanos, en respuesta a las atrocidades vividas durante la 2da guerra mundial, fue una luz de esperanza, que marcó una nueva senda para la humanidad, que intentó preservar la vida, la paz, la libertad y la igualdad entre los pueblos y las personas.

Este año, lo recordamos en el Memorial a los Detenidos Desaparecidos, que hoy es patrimonio histórico del Uruguay, por la iniciativa  de la Comisión del patrimonio del Ministerio de Educación y Cultura, a quien mucho agradecemos.

Este memorial honra la memoria de todos nuestros compañeros detenidos desaparecidos, es un espacio privilegiado para la reflexión, en el que podemos recordar que esta historia nos pertenece a todos.

Durante la dictadura, fueron miles los compañeros torturados, cientos asesinados y detenidos desaparecidos, hoy, a más de treinta años de reestablecida la democracia, es casi imposible encontrar a alguien que justifique aquellas prácticas.

Actualmente, en América Latina, en varios Estados en los que rigen sistemas de gobierno democráticamente electos, se presentan dificultades reales para garantizar los Derechos Humanos de sus ciudadanos, en algunos aún, la tortura y la desaparición forzada son prácticas usuales.

La realidad de los países de nuestro continente, nos preocupa.

Madres de Nicaragua, El Salvador, Honduras y Guatemala, que integran el Movimiento de Madres Centroamericanas de Migrantes Desaparecidos, llevaron a cabo la X  Caravana de búsqueda de desaparecidos.  La Caravana, “Una Década de Lucha y Esperanza”, atraviesa 23 ciudades y 10 Estados de México,  que año tras año, siguen la ruta migrante. 

En este año, la caravana partió el 18 de noviembre y culminó el 7 de diciembre, realizando importantes actividades de denuncia y búsqueda de los desaparecidos migrantes centroamericanos.

En México, las desapariciones forzadas y secuestros suman más de 20,000 desde el año 2007, un número estimado de 24,000 cuerpos sepultados en fosas clandestinas durante este mismo período, además de  los 40,000 cuerpos no identificados en los Servicios Médicos Forenses oficiales. Las maras, pandillas, carteles, bandas locales de México, policías y autoridades corruptas, maquinistas y garroteros de los trenes tienen control sobre la ruta migrante, así como también las zonas de frontera maquileras. En este contexto, masacres, feminicidios, asesinatos y desaparición forzada son la práctica corriente. Tal como es el caso de  43 estudiantes de la Escuela Normalista Rural de Ayotzinapa.

Por los  desaparecidos, por ellos y por sus familiares reclamamos justicia y exigimos la inmediata aparición con vida.

En México no hay Estado fallido ni ausencia de Estado: hay terrorismo.

En este marco manifestamos nuestra solidaridad con los millones de personas que sufren desplazamiento forzoso, ejecuciones sumarias de campesinos, de indígenas y de población civil que suman miles en todo el continente.
Hacemos especial mención al derecho y al respeto a la vida, a la autodeterminación del pueblo haitiano, a la paz en Colombia, a la tierra y a al legítimo derecho a organizarse y luchar en distintos pueblos del continente, a la no criminalización de la protesta, entre otros.

En nuestro país, las políticas de seguridad ciudadana siguen apegadas a la hegemonía conservadora y al consenso punitivo. Se proponen soluciones mágicas a los problemas de inseguridad, se carga  a los niños y adolescentes con la responsabilidad del delito, se establecen “zonas rojas”, donde la “mano dura”  se ha utilizado como principal consigna electoral, cuyo único fundamento parece ser el de eliminar  lo que “es molestia”.

La propuesta de bajar la edad de imputabilidad penal adolescente quedó truncada, gracias a su rechazo en las urnas. Esto no hubiese sido posible sin una campaña que mantuvo viva la esperanza de que en Uruguay se haga realidad un modelo no discriminatorio, inclusivo, que respete los tiempos biológicos de la adolescencia, que los acompañe a superar sus tropiezos y que no deposite en ellos todos los problemas de la convivencia y seguridad ciudadana.

Nos alarma la situación que se esta viviendo en el SIRPA, en particular en aquellos centros de privación de libertad  donde los malos tratos, el abuso de autoridad e incluso la tortura por parte de los funcionarios hacia los adolescentes forman parte de la cotidianidad.

Apoyamos las denuncias realizadas por la Institución Nacional de Derechos Humanos, en las visitas que realiza el Mecanismo Nacional de Prevención contra la Tortura, a SERPAJ, a IELSUR, al igual que las denuncias realizadas por diferentes organismos de DDHH. Apoyamos a las denuncias de las madres y exigimos que se investiguen y no se tomen represalias.

Una vez más reafirmamos que ninguna situación o condición justifica la tortura, los tratos inhumanos y degradantes.

Nos duele que en nuestro país, después de todo lo vivido y construido, se tome ventaja de las personas más vulnerables y se abuse del poder.

Repudiamos el traslado compulsivo de la Dra. Diana Salvo, del fiscal Ricardo Perciballe, de la jueza Mariana Mota, ejemplos que se reiteran en los últimos años.

Que obstaculizan el esclarecimiento de los hechos ocurridos durante el terrorismo de Estado y ponen en  tela de juicio la integridad de un Estado democrático y la construcción de ciudadanía para el ejercicio pleno de las garantías de cualquier colectivo social.

Estas actitudes son un mensaje de falta de voluntad política para colaborar en el cumplimiento de la sentencia pronunciada por la Corte Interamericana de Derechos Humanos, evidenciando la intención de mantener intacta la impunidad.

Es vergonzoso que un Tribunal de Honor sostenga la  “buena conducta” en los últimos años de Gilberto Vázquez, omitiendo su participación en el terrorismo de Estado.
Recordemos que Gilberto Vázquez ya revestía la calidad de condenado por el homicidio de 28 personas al momento de ser  juzgado por el Tribunal de Honor. 

Si era un derecho del militar solicitarlo para que le restituyeran sus haberes, era claramente un deber del Sr. Ministro Fernández Huidobro la formación de un Tribunal que juzgara su “buena conducta” en el período de la dictadura.

Nosotros no somos ni verdugos, ni fascistas, reiteramos lo que históricamente hemos reclamado: hace más de tres décadas que buscamos la verdad.

Aun la más dura verdad es preferible a la angustia del ocultamiento y la mentira, que eternizan el dolor y la duda. Por ello, para seguir descubriendo la verdad que culpables y cómplices conocen pero ocultan, reiteramos nuestra exigencia de que se entreguen los archivos del Ministerio de Defensa y que se solicite a EEUU la desclasificación de los archivos de esa época que corresponden a nuestro país.
Nuestros familiares fueron arrancados de sus casas, torturados en centros clandestinos, en muchos casos trasladados de un país a otro. Se secuestró a sus hijos, se falsificó su identidad, y algunos fueron entregados a los asesinos de sus padres.

Nuestros familiares fueron víctimas de crímenes cometidos desde el poder del Estado, crímenes de lesa humanidad.

Por nuestros compañeros asesinados y torturados, por nuestros detenidos desaparecidos,

Hoy más que nunca todos somos Familiares.

Por Verdad, Memoria, Justicia y Nunca Más terrorismo de Estado




lunes, 1 de diciembre de 2014

Festival por Ayotzinapa

Invitamos y agradecemos difusión.


Madres y Familiares de Uruguayos Detenidos-Desaparecidos, HIJOS Uruguay, el Servicio Paz y Justicia (SERPAJ) y el grupo Uruguay por Ayotzinapa invitan al Festival por Ayotzinapa en apoyo a las familias de los estudiantes asesinados y de los 43 desaparecidos, y a beneficio de la Escuela Normal Rural “Raúl Isidro Burgos” de Ayotzinapa, Guerrero.

Todo lo recaudado será donado íntegramente a la escuela, en apoyo al proyecto de educación popular para los más pobres y olvidados de México, llevado adelante por sus alumnos y docentes.

Martes 9 de diciembre -Sala Zitarrosa, 21 horas


Cantan por Ayotzi:
Falta y Resto
Ruben Olivera y Diego Kuropatwa
Braulio López
Cuatro Pesos de Propina (acústico)
Christian Berdar

Presentadoras: Gabriela Iribarren y Rosa del Puerto
Actuación del Grupo de Teatro del Oprimido - MVD (20.30 h, Plaza Fabini)
Entradas en RED UTS $250 / Anticipadas en la sala 2 x $350
Coordinación de prensa: Christian Berdar 098 924 654
Florencia Vera 098 865 307
Sofía López 097 257 341

uruguayporayotzinapa@gmail.com
Face:/UruguayporAyotzinapa
Twitter:/UYporAyotzinapa

miércoles, 19 de noviembre de 2014

Difundimos. Acción global por Ayotzinapa

Difundimos.

El grupo Uruguay por Ayotzinapa convoca a sumarse a la acción global del 20 de noviembre a las 19:00 horas en  Plaza Libertad. por los estudiantes asesinados y los 43 desaparecidos en la masacre de Iguala. 
En esta fecha tan simbólica, el inicio de la Revolución Mexicana de 1910, reivindicamos los postulados de  justicia social,igualdad,democracia, propiedad comunal de las tierras y el respeto a las comunidades indígenas, campesinas y obreras, víctimas de la oligarquía y el latifundismo.
La misma lucha que los estudiantes de Ayotzinapa mantienen a través de su proyecto de educación popular para lo más pobres y olvidados de México.
Por eso los criminalizan,los persiguen y lo asesinan.
Demostremos nuestra rabia e indignación TODXS VESTIDO DE NEGRO, con velas, carteles, imágenes manifestación artística, para decirle a todo México ¡No están solos! 
¡Vivos se los llevaron ,vivos los queremos!


miércoles, 12 de noviembre de 2014

México, otra vez la tragedia del terrorismo de Estado

Para los uruguayos, como para los sureños en general, México es un país admirable y entrañable. Admirable por su geografía, su belleza, su historia, su literatura, sus artistas, sus universidades, su cultura ancestral, etc. Entrañable por la valentía y humildad de su pueblo, por la dignidad y fraternidad con que supo dar cobijo, en el pasado próximo, a tantos perseguidos por las dictaduras del sur, con la misma generosidad con que antes amparó a revolucionarios rusos y a republicanos españoles. Por eso cuando nos enteramos de los 6 asesinatos y de las 43 desapariciones de los estudiantes de Ayotzinapa en Iguala (Edo. de Guerrero) y poco antes de la masacre de 22 jóvenes en Tlatlaya por el Ejército, nos quedamos perplejos, preguntándonos cómo pueden pasar estas cosas en México.

Sucede que, como en tantas otras cuestiones, no recibimos por la gran prensa la información veraz, contextualizada y completa de las cosas. En efecto, desde hace mucho tiempo hay “otro México” que internacionalmente queda oculto tras la fachada de país moderno, civilizado, republicano y democrático de la que goza en el exterior esa nación.

En las décadas de los 60 y 70 del S XX, el Estado mexicano descargó sobre sus ciudadanos una represión impune que se conoció como la guerra sucia. A este período corresponden las masacres de Tlatelolco (1968) y de Corpus Christi (1971), la existencia de cientos de desaparecidos y el aniquilamiento de gran parte de la izquierda. Los sucesivos gobiernos posteriores, lejos de rectificar y asegurar la vida y la libertad de los mexicanos y la no reiteración de los crímenes, no investigaron y garantizaron la impunidad de los criminales. Dedicados a su enriquecimiento, cayendo en corrupción y propiciándola, con crímenes a su haber tanto de dirigentes políticos (Luis Donaldo Colosio, marzo/94; José Ruiz Massieu, sept./94) como de masacres, sobre todo de campesinos (Wolonchán, 1980; Aguas Blancas 1995; Acteal, 1997; El Charco, 1998; Atenco, 2006;  Chincultik, 2008), constituyeron el puente de continuidad entre aquella guerra sucia con la guerra contra el narcotráfico comenzada en el sexenio de Felipe Calderón (2006-12).

En 2005, México firma con EEUU y Canadá la Alianza para la Seguridad y Prosperidad de América del Norte (ASPAN) en la que junto con acuerdos económicos hay una agenda de seguridad, esencialmente para combatir “el terrorismo y la criminalidad”. Con este antecedente, en 2007, Bush y Calderón, acuerdan la Iniciativa Mérida para el combate del narcotráfico y el crimen organizado. Con esto EEUU logra establecer una presencia e injerencia militar sin precedentes dentro de México y sustituir de hecho la “línea fronteriza” por un “área fronteriza” (o zona de seguridad) que ocupa todo su territorio, en la que manda a través de asesores y agencias, donde pone dinero y algunos equipos militares y armas (los otros se los vende). Los costos propios de cualquier terreno de guerra: humanos (incluyendo los “daños colaterales”), sociales, políticos, etc. los pone México.

Ahora bien, ¿ésta estrategia de guerra ha sido eficaz para combatir el narcotráfico? No, sus resultados son un espectacular fracaso. Así lo han dicho, entre otros, militares, expertos, presidentes latinoamericanos… ¿Qué costo humano ha tenido? Durante los 6 años de presidencia de Calderón se estima (ni siquiera se hace un registro acabado de las víctimas) que murieron en el entorno de las 80.000 personas y desaparecieron unas 20.000. A la vista está que el gobierno de Peña Nieto es –aunque diga lo contrario- su continuidad. No es casual que el Gral. Oscar Naranjo, ex Director de la Policía Nacional de Colombia, sea su asesor. El incremento constante de asesinatos, torturados y desaparecidos, lo prueba. Ya las cifras rondan los 120.000 muertos y los 30.000 desaparecidos.

Entonces, ante tan costoso fracaso, ¿por qué se persiste en esta estrategia? Simplemente porque su finalidad antinarcotráfico es una gigantesca patraña. La militarización de México, que incluye la participación de la policía, de paramilitares, de agencias de seguridad privadas, tiene como verdaderos objetivos proteger los intereses estadounidenses y controlar a México y Centroamérica, por consiguiente preservar “la seguridad” de EEUU de un eventual gobierno popular, adverso a sus intereses, díscolo,  en sus propias narices o en sus cercanías.

Los 43 estudiantes de magisterio rural de la Escuela de Ayotzinapa, la mayoría entre 18 y 21 años, son hijos de hogares humildes que estudiaban para educadores de las poblaciones campesinas aisladas y olvidadas, de los desposeídos, en un México profundo. Una tarea que honra a cualquier persona y que merecería el apoyo de todo gobierno de bien. ¿Por qué los desaparecieron? Tal vez por la misma razón por la que se ahoga con presupuestos insuficientes este tipo de Escuelas con asiento en los Estados más pobres de México.

El viernes 7, el Procurador General, en conferencia de prensa, comunicó que los estudiantes habían sido asesinados; que la policía que los había detenido los entregó a la delincuencia para que los mataran; que estos los mataron y quemaron los cuerpos, después trozaron los restos calcinados y los arrojaron al río. Tratarán de que se pueda hacer el ADN de estos trocitos para hallar la correspondencia con los de los muchachos. Nada dijo sobre la omisión del Estado, cuando se denunciaba a esas bandas criminales y su complicidad con las autoridades en crímenes anteriores... tampoco de las fosas clandestinas que aparecen por doquier.

¿En que se basa todo esta “explicación”? En las declaraciones de tres sicarios de la banda delincuencial a la que se le habría encomendado la tarea de asesinarlos y desaparecer sus restos. Los familiares no la aceptan.

En efecto, desde que desaparecieron los muchachos, el Estado no hizo más que señalar fosas y ofrecer dinero a los familiares para cerrar de una vez el caso.

¿No sabe, el Estado, que las muertes hay que certificarlas con evidencias?

¿Creerá el Procurador que se le va a creer a autoridades desprestigiadas, ligadas al crimen y a la corrupción, sin que muestren pruebas científicas, inobjetables, de lo que afirman? ¿No será que pretende echar un balde de agua fría sobre los reclamos por la vida?

Es que este “otro México” que nos revelan estos horrores, es trágico. Es un México incapaz de preservar  y garantizar la vida (ni digamos de mejorarla), los derechos y las libertades de la población; que abdicó de la republicana separación e independencia de los poderes; que es prisionero de una rosca de militarismo, corrupción, política e impunidad conformada a lo largo de décadas, capaz de amañar elecciones y presentarse como una democracia consolidada; capaz, también, de manipular las autorías de los crímenes para ocultar el terrorismo de Estado. Este es el México que sufren sus ciudadanos, éste es el país donde se criminaliza la protesta, donde desaparecen cientos de migrantes centroamericanos que intentan cruzarlo para llegar a EEUU en busca de una sobrevivencia que no encuentran en sus países de origen, en el que se permite la esclavitud de las maquilas, donde se amenaza y aniquila a periodistas y activistas sociales sean trabajadores urbanos, campesinos, estudiantes o defensores de los derechos humanos… donde hay tantos horrores cotidianos.

Pero el México luminoso no está derrotado: vive en las multitudinarias manifestaciones; vive en miles de protestas; vive en las Marchas; en las denuncias fundadas de personas e instituciones; vive en la solidaridad de “las patronas”, esas maravillosas mujeres del pueblito de Guadalupe que con su esfuerzo cotidiano palian las desventuras de los migrantes; vive en la curia comprometida; vive en los movimientos campesinos e indígenas; en los sindicalistas y políticos decentes; vive en los denunciantes valientes y veraces; vive en el ciudadanía honrada… el día que esos cauces de rebeldía, de coraje, de construcción, de dignidad confluyan en un torrente de libertad no hay quien pueda pararlo. Para decirlo con palabras de Allende: "Sigan ustedes sabiendo que, mucho más temprano que tarde, se abrirán las grandes alamedas por donde pase el hombre libre para construir una sociedad mejor".  Esos fueron los torrentes que aquí, en el sur, horadaron las dictaduras y aún hoy horadan sus consecuencias.

Somos solidarios con las victimas  del horror, con sus familiares y amigos, con los que ahora son reprimidos por manifestar por ellos, somos solidarios con el México luminoso. Es un deber de humanidad y un elemental compromiso latinoamericano.

Montevideo, 17/11/14


¡Vivos los llevaron, vivos los queremos!
¡Verdad y justicia!

Madres y Familiares de Uruguayos Detenidos-Desaparecidos
Federación de Estudiantes Universitarios del Uruguay (FEUU)
Plenario Intersindical de Trabajadores-Convención Nacional de Trabajadores (PIT-CNT)
Federación Uruguaya de Cooperativas de Vivienda por Ayuda Mutua (FUCVAM)
Federación Sindical Mundial _Coordinadora Uruguay
Proderechos
Servicio Paz y Justicia (SERPAJ)
Comisión Nacional de Organizaciones Sociales del Uruguay (CO.N.O.S.UR)

Uruguay por Ayotzinapa


lunes, 10 de noviembre de 2014

Presentación del libro "Sonidos y silencios. La música en la sociedad" de Rubén Olivera

Difundimos

Presentación del libro
Sonidos y silencios. La música en la sociedad
Rubén Olivera
Ediciones Tacuabé


Tapa: Maca - Corrección y armado: Nairí Aharonián

Ciudad de la Costa: SÁBADO 15 DE NOVIEMBRE – 21HS
Casa de la Cultura Comunitaria (calle Magallanes,
a metros de Av. Giannattasio, km 20.200 al norte, San José de Carrasco)
Presenta: Alexander Laluz - Actúan: Clara García & Viviana Ruíz
Organiza: Librería El Altillo (26826434- 095920404) - Entrada libre

Montevideo: jueves 20 de noviembre a las 19:30hs
Centro de Exposiciones Subte (Plaza del Entrevero)
Presenta: Alexander Laluz
Organiza: Librería Purpúrea (29029644) - Entrada libre

“Sonidos y silencios” es un programa radial nacido en Emisora del Sur, Radiodifusión Nacional Sodre, a partir de su reestructuración en 2006. La música instrumental y cantada, la voz hablada y el paisaje sonoro, constituyen el material para reflexionar con carácter didáctico y de divulgación sobre distintos aspectos relacionados con arte, cultura e identidad. En 2010 algunas de las locuciones se transcribieron y fueron publicadas por el semanario Brecha. En este libro se reúnen parte de esas transcripciones junto a una selección de artículos y desgrabaciones de charlas dadas por el autor.

Rubén Olivera es músico popular. Desde 1977 ejerce la docencia musical. Es cofundador del Taller Uruguayo de Música Popular (TUMP-1983). Desde 1979 es miembro del equipo de trabajo de Ediciones Discográficas Ayuí/Tacuabé. Ha colaborado con artículos sobre música, cultura y derechos humanos en distintas publicaciones. Llevó adelante programas documentales sobre música en Tevé Ciudad. Tiene varios discos editados.

Proyecto seleccionado por Fondo Concursable para la Cultura – MEC – Contacto: rolivera@internet.com.uy
Apoyan: Casa de la Cultura Comunitaria - Centro de Exposiciones Subte - Radiodifusión Nacional
Ediciones Tacuabé S.R.L. 18 de Julio 1357 escritorio 502. Teléfono: 2902 55 52 / 2908 06 71 tacuabe@tacuabe.com