lunes, 29 de junio de 2015

Inauguración del Centro Cívico "Luisa Cuesta" en Casavalle.

Palabras expresadas en nombre de Madres y Familiares de Uruguayos Detenidos Desaparecidos en la inauguración del Centro Cívico “Luisa Cuesta”, de Casavalle.

 Que bueno ver nacer esta obra en el corazón de un barrio humilde y de gente de trabajo.
Que bueno saber que a propuesta de quienes aquí viven y conviven día a día, este centro cívico llevará el nombre de una mujer luchadora como lo es Luisa Cuesta.
Ella misma vivió durante muchos años en un barrio de similares características, en la ciudad de Mercedes, en el Palo Alto, conformado por gente humilde, por gente forjada en el trabajo.
Quienes la conocieron en esa época, saben, de su generosa solidaridad.
A pesar de sus escasas economías - madre soltera y trabajadora en un pueblo del interior de esa época -, su casa siempre tenía las puertas abierta para todos:
·        para los  cañeros, cuando bajaban del norte rumbo a Montevideo para hacer sentir sus reclamos;
·        para los trabajadores de la remolacha, cuando funcionaba el ingenio de Arinza;
·         o para cualquier otro compañero necesitado de un refugio o un plato de comida.
Mujer corajuda , que nunca se achicó frente al atropello y la injusticia.
Recordando las enseñanzas de José Artigas, podemos decir que juró - durante toda su vida - un odio irreconciliable a toda clase de tiranía. Y así actuó.
El haber estado presa en un cuartel de Mercedes no la amedrentó, solo se fue al exilio, cuando en el año 1976 el Terrorismo de Estado secuestró a su hijo Nebio.
Terminó así transitoriamente refugiada en  Holanda. Quién no conocía por ese entonces a Luisa haciendo comidas o bizcochos, para recaudar fondos para el Comité de uruguayos desde donde se denunciaba la dictadura en el país!!!
Nunca ha descansado en nuestra lucha contra la Impunidad, reclamando siempre por VERDAD y JUSTICIA, desde aquellos primeros viernes en que la presencia de nuestros desaparecidos ocupaba la Plaza Libertad, hasta la pasada Marcha del Silencio cuando estaba presente en las manos de todos los compañeros que alzaron entrañablemente su rostro durante todo el camino.
Así después del revés del voto verde, cuando todos quedamos abrumados, Luisa mantuvo la llama prendida de la lucha de Familiares junto a un puñadito de nuestras queridas "viejas", como Cacha, como Milka  y como otras madres que ya no están, abriendo las puertas, lunes tras lunes, del sótano de Serpaj para que la esperanza no fuera también derrotada.
Siempre en el llano, siempre a la par de sus compañeros.
No hay lugar por el que camine en que alguien no la pare simplemente para darle un beso.
Despierta en la gente los mejores sentimientos, los más simples, los mas nobles, sencillamente por sentirse  identificados y dignamente representados por el andar de esta madre incansable en la búsqueda y en la denuncia.
Nosotros, Madres y Familiares de Uruguayos Detenidos-Desaparecidos, no podríamos estar mejor representados.
De los homenajes que, merecidamente, ha recibido Luisa tanto en nombre de Madres y Familiares como en el suyo propio, tal vez, sea este el que le va mejor por su clara decisión de estar siempre caminando junto al humilde.
Deseamos fervientemente, que lo  que hoy se inaugura con su nombre, contribuya a que florezcan cientos de LUISA Cuesta en nuestra sociedad.


Montevideo, 26 de junio de 2015

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada